cuando nace una madre cultivarium maternidad articulo

Cuando estás embarazada encuentras todo tipo de información sobre el bebé, sobre su desarrollo, su crecimiento, tal vez también encuentras información sobre los cambios en tu cuerpo, sobre la alimentación que debes seguir o las vitaminas que debes tomar. Pero nunca encontré un sitio en donde hablaran sobre el nacimiento de una madre, sí, porque cuando nace un bebé también está naciendo una mamá y de esto quiero hablar hoy…

En otro artículo les hablé sobre las sombras del post-parto y prometí contarles sobre la experiencia de mi segundo parto, un parto y un post-parto hermosos. Creo que fueron muchos los factores que influyeron para tener un parto tranquilo, feliz, respetado y un post-parto que me llenó de vida, de fuerza y de Amor.

He intentado resumir mi experiencia en estos 5 consejos que te pueden ayudar en tu nacimiento como Madre. 

1.- Rodéate de mujeres sabias.

Madre, abuela, amigas, cualquier mujer con la que sientas afinidad y que te transmita paz, seguridad, apoyo. No quiero decir que el papel de los hombres sea menos importante, pero en este proceso creo que no hay nada mejor que el apoyo cercano de otras mujeres, las mujeres tenemos una visión y una conexión más ligada al cielo, al mundo espiritual y durante el embarazo, el parto y el post-parto vivimos esta conexión aún más intensamente, y creo que por más consiente  o  comprensivo que sea el sexo masculino no lo llega comprender. Por eso busca rodearte de mujeres fuertes y poderosas que te hagan recordar y reconocer el gran poder que hay dentro de ti.

2.- Encuentra una doula.

Está relacionado con el punto anterior, pero quise ponerlo aparte porque realmente creo que el papel de una doula es muy especial y requiere todo un punto aparte. Una doula es una mujer que te acompaña en el proceso del embarazo, del parto y del post-parto, no como partera ni como médico, sino como una consejera, un apoyo moral y emocional para ti y para tu familia. Es una mujer que ya ha pasado por ahí, que ha acompañado a otras mujeres y que estará para darte los consejos y los apapachos que necesitarás durante tu nacimiento. A ella puedes expresarle tus miedos, angustias y deseos. Aunque el papel de tu pareja es importante, la verdad es que el apoyo de una doula es inigualable, pues el papá también está naciendo, también será un momento de transformación para él y tal vez no pueda darte el apoyo emocional que necesitarás, o puede ser que no sepa qué hacer para ayudarte y la doula lo puede guiar también a él. Cuando todos estarán mirando al bebé ella estará ahí para ti. 

Si no sabes dónde encontrar una doula yo te puedo recomendar a la mía, una madre y mujer maravillosa que además se especializa en el trabajo con la voz ( por si no lo sabías el canal de la voz y el canal de parto están directamente relacionados y al trabajar y prepararte a través del canto y la voz estás asegurando un parto más fácil y placentero). Ella puede acompañarte incluso a distancia a través de videollamadas. La puedes encontrar en Facebook como Gaia Doula o me puedes enviar un mensaje y te paso los datos directamente 🙂 

3. Conoce tu cuerpo.

Parece mentira pero a pesar de vivir toda la vida con nuestro cuerpo muchas veces resulta que realmente no lo conocemos y dejamos las decisiones sobre nuestro propio cuerpo a una persona ajena y extraña.

No estoy diciendo que tenemos que irnos a estudiar medicina o a buscar libros de anatomía, pero podemos aprender a observarnos, sentirnos, conectarnos con nuestro cuerpo. Nadie mejor que tu misma puede ver los cambios, sentir el dolor o el placer de Tu propio cuerpo, de Tu propia carne. Esto aplica durante toda la vida, pero ahora, si estás viviendo este maravilloso proceso de albergar vida en tu vientre, notarás que los cambios físicos son muchísimos, no dejes que pasen desapercibidos, siente, toca, mueve, no dejes que decidan por ti, conéctate con tu cuerpo y dale lo que te pide, nadie mejor que tú sabe lo que necesita, ya sea un antojo, un masaje, un baño, lo que sea escucha tu cuerpo, conócelo y dale lo que te pide. 

4. Confía.

Esta palabra lo dice todo, Confianza, suelta todo el control, todos los miedos, todas las ideas y simplemente confía en que todo está bien, todo es perfecto como es, tu eres perfecta como eres, tu bebé es perfecto y sabe el modo y el momento perfecto para nacer, tu sólo eres su canal de llegada al mundo, así que fluye, suelta y confía. 

5. Canta.

En el punto #2 les cuento que el canal del parto (el cuello del útero) está relacionado con el canal de la voz (boca/garganta). Al relajar la mandíbula y abrir la boca emitiendo sonidos el cuello del útero se relaja, favorece la dilatación y atenúa la sensación de dolor. Pero, además, el canto te ayuda a conectarte contigo, escuchar tu propia voz te conecta con tu esencia, cantar produce hormonas del amor y la felicidad (oxitocina y endorfinas). Podría seguir enlistando los beneficios del canto no sólo durante el parto sino, siempre, pero en resumen mi consejo es canta, canta y canta y verás como la vida canta para ti.